La necesidad de adaptación al cambio del líder y de su equipo

Por: Licenciada Mercedes Vigna

“El hombre absurdo es el que no cambia nunca”
Georges Clemenceua

Las distintas definiciones de adaptación nos ayudarán a comprender este concepto tan importante que en los últimos años se ha convertido en una de las principales competencias buscadas por las empresas en su personal.

Los sinónimos o definiciones que encontramos son, entre otros, acomodar, hacer que un objeto o mecanismo desempeñe funciones distintas de aquellas para las que fue construido; modificar algo para que pueda adecuarse a otra cosa. Si hablamos de este término refiriéndonos a una persona, podemos definirlo como: acomodarse a las condiciones o circunstancias de su entorno. Cambio significa dejar algo para tomar otra cosa; convertir; alterar una condición; mutar.

La adaptación al cambio es uno de los mayores desafíos del management, partiendo de la premisa que el progreso está necesariamente acompañado del cambio. Se escucha con frecuencia decir que el éxito es el inicio del fracaso. Esta afirmación hace referencia al habitual error que un manager puede cometer: sentarse a observar el éxito obtenido. Si bien es positivo disfrutar el éxito, no lo es tanto observarlo. Es necesario también incorporar el ejercicio de no estancarse, de no inmovilizar los procedimientos ni estandarizar por siempre los procesos de trabajo probados y de evidenciada funcionalidad, ya que más temprano que tarde lo que hoy nos hizo ser exitosos será lo que mañana nos volverá mediocres. El mercado en el que estemos desarrollando nuestro negocio es cambiante, fluctúa, es imprevisible, y por sobre todas las cosas, la demanda en general es más exigente, y la oferta cada vez más competitiva. Independientemente del área en las que trabajemos, todas las acciones de los departamentos de front y back office se nuclean en función del negocio. La necesidad del cambio se vuelve notoria y necesaria cuando no perdemos de foco hacia dónde vamos y cuál es la visión de nuestro negocio.

Quien desee desenvolverse como manager puede comenzar a trabajar, como parte del inicio de su desarrollo y crecimiento, en su capacidad de adaptación a los cambios que el entorno exige, y que sus directivos le van a exigir para que el negocio tenga una rentabilidad cada vez mayor.

Esta competencia es actualmente una de las competencias clave para Recursos Humanos en el proceso de selección de personal para posiciones estratégicas. No sólo remite a la capacidad del individuo de su propia adaptación al cambio sino también a la posibilidad de comprender la magnitud e impacto de sus acciones y decisiones como manager, y de cómo éstas repercutirán directamente en la adaptación de su personal a cargo.

Lo importante a entender sobre este punto es que el líder debe tener un alto nivel de adaptación al cambio, y a su vez la capacidad de impactar positivamente en su equipo de trabajo para lograr, en este también, una natural adaptación a las situaciones nuevas que se puedan presentar, a un nuevo proceso de trabajo, o a lo que el negocio requiera.

Como lo define el Lic. Abel Cortese en “Las emociones y la adaptación al cambio”, la adaptación al cambio consta de cuatro etapas diferentes: negación o impacto inicial; defensa; aceptación y adaptación o asimilación.

Frente a cualquier cambio, la adaptación del equipo de trabajo dependerá de la cantidad de información que pueda suministrar el líder sobre la novedad. Y la primera información que impacta es su propia adaptación. Es importante comprender que las etapas que explica el Lic. Cortese son inevitables y necesarias como proceso intrínseco del ser humano. Previendo el cambio, uno puede ganar tiempo para que cada paso transcurra naturalmente. Si el líder cuenta con la información adecuada, utiliza un buen nivel de comunicación y da el ejemplo con su accionar, puede favorecer a que las etapas se desarrollen en un tiempo menor y con naturalidad, logrando ajustar los tiempos a lo requerido por el cambio.

Algunas recomendaciones en las que se puede hacer reparo para desarrollar la adaptación de uno y facilitar la del equipo son: explicar los motivos, quién ha tomado la decisión y por qué, cuáles serán las ventajas y desventajas, las debilidades y oportunidades, y establecer períodos de prueba. Si bien los cambios pueden en primera instancia tener una etapa de prueba o no, uno puede inicialmente proponer al equipo un período de ensayo, en donde se defina una fecha futura de revisión y análisis de la nueva situación, implementación, aspectos positivos y negativos observados, impresiones personales, propuestas de mejora, etc. De esta manera se logra apaciguar el impacto negativo de las primeras etapas de negación y defensa que habitualmente se dan cuando se comunica una decisión definitiva, y la persona siente que no interviene en la medida, sino más bien que es una sentencia. En este caso, si bien vamos a comunicar que la decisión ya ha sido tomada, planteamos un período inicial en el cual observaremos los nuevos resultados y escucharemos las impresiones y observaciones del equipo, logrando un mayor compromiso de este con el cambio. En cuanto al accionar, si se ha decidido iniciar el camino, es importante no detenerse ni desviarse bajo ninguna circunstancia. La coherencia en las acciones es lo que transmite credibilidad.

Es fundamental trabajar sobre la comunicación, herramienta imprescindible para que el cambio no encuentre resistencia en el equipo de trabajo, para evitar una recepción equivocada de la información, y por sobre todas las cosas, el líder debe comprender que los cambios son los que lo hacen crecer, mejorar, y desarrollarse en su profesión. Adaptarse al cambio es parte del aprendizaje. Si no hay cosas por mejorar, experimentar o incorporar, quien crea que ya conoce todos los secretos de su negocio, que conoce a su cliente a la perfección, que desarrolla su oficio en su total magnitud, no tiene mucho más que hacer en su rol de trabajo. Probablemente ya tenga fecha de vencimiento. Si encontramos en el cambio el atractivo de nuestro trabajo, aumentaremos nuestra empleabilidad, mejoraremos nuestro desempeño, y principalmente será la mejor estrategia que podamos tener frente a nuestro equipo de trabajo para que la respuesta que obtengamos de ellos frente a los cambios sea la necesaria y esperada, y a la altura de las circunstancias.

5 comentarios

Archivado bajo Management, Work Life

5 Respuestas a “La necesidad de adaptación al cambio del líder y de su equipo

  1. Nico

    Excelente el artículo.

  2. Maria

    Muy claros los conceptos. Desde mi mirada en el ámbito educativo, lo traslado a la institución, si no se adapta a los cambios, se estanca y no crece.
    Los desafios cotidianos implican movimiento, adaptación, trabajo en equipo y muy buena comunicación

    Gracias por el articulo, motivan a la reflexión
    Slds

  3. miguel

    Muy interesante!!

  4. GI

    Se agradece la subida de articulos de calidad. Concuerdo con los comentarios anteriores; excelente reflexión.

  5. Iris

    Considero que el Cambio debe ser uno de los motores de la organización, pero este se ve limitado cuando los lideres no generan nuevas estrategias. Si! la adaptabilidad al cambio es una de las competencias más preponderantes en el mundo organizacinal, aunque creo que no todas las organizaciones estan dispuestas a aceptar el cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s