Quiénes NO son los viejos comunicadores

630 palabras sobre los nuevos comunicadores

Escrito por José Playo – 08/07/09 a las 08:07:13 pm – Peinate que viene gente 
Un público nuevo se come las uñas. Del otro lado de la ventanita, la partera del futuro tira de la cabeza del comunicador que iba a renovar la confianza de la gente; no sale, entonces crece la sospecha de que deberemos seguir escuchando las mismas boludeces sobre las tecnologías y las herramientas multimediales que han venido a destruir el mundo y nos están consumiendo.

 

El público nuevo ya no tolera cascarrabias hablando de Internet como si fuera un pantalón nevado que pronto pasará de moda. Es un público silencioso y paciente, un montón de gente sin raza ni credo que sabe que la Red acelera procesos y sirve, fundamentalmente, para transferir información y conocimientos. Es un público que apuesta por la efectividad y los caminos cortos, que sabe que la enredadera de la paranoia no prende bien en los muros de Facebook, donde la tijera de podar del sentido común hace trizas los brotes que crecen al pedo.

El viejo comunicador, apostado en la redacción solitaria de un diario bohemio, o anquilosándose en un plano americano dentro de un canal de noticias, da batalla por inercia contra ellos, porque cree que las nuevas generaciones son igual de boludas que las herramientas, o que son todos floggers y hay que hablar de sus pelos.

El viejo comunicador está apostado en el andarivel de la comodidad, viendo el humito del tren del siglo 21; cree que esperarán que acabe de fumar y se sacuda las cenizas de su traje de amarillismo e ignorancia. Su tranquilidad se nutre del desconocimiento: ni puta idea tiene de la kilométrica línea de controles remotos silenciándolo a botonazos, o cambiándolo por un documental sobre cultivo de helechos.

Los nativos digitales —a quienes debería respetar si pretende hacer su trabajo en serio— le han picado hace rato el boleto; ya no disfrutan de los informativos que refritan bloopers de YouTube o hacen foco en el sensacionalismo relleno de escándalos y presentados como pescado fresco. Pasan. No sonríen. No perdonan. Se van.

El comunicador que subestima a su público se aplana hasta convertirse en carne de blog o en tela para programas de errores televisivos: sus trucos engañosos sobre la gripe y la inseguridad han sido descubiertos, está solo —a lo sumo con una coequiper— hablándole a una generación con el ojo entrenado en campañas virales que descubre la falacia y se agenda no perdonarlo por eso.

El arma nuclear del periodismo, La Información, ahora está en manos del común de los mortales; la ven de cerca, la estudian, le copian la fórmula y le sacan provecho. Los usuarios hoy consumen y procesan con voracidad los datos de su interés, pasándose por las bolas los pronósticos agoreros y las encuestas sobre tendencia. Al viejo comunicador, para subsistir, sólo le queda la tremenda responsabilidad de empezar a construir una relación distinta con ellos; algo desde cero, con ánimos mucho más modestos.

Todavía rebotan entre las paredes de la obstinación los argumentos periodísticos basados en la negación de las nuevas tecnologías: salen de las bocas de los que odian el mail, no saben qué es Facebook y opinan que Twitter es una boludez para pendejos con tiempo.

Los comunicadores éstos —viles, soberbios— mastican teorías de la muerte del libro a manos del blog y dicen que quienes no leen sus aburridísimas columnas son “malos lectores nuevos que reemplazan a los que se van muriendo”. Los comunicadores éstos se pasean ojerosos, malhumorados y cubiertos de maquillaje, frente al cajón donde se está velando su empecinamiento.

Si lloran, es por enojo, porque no saben cómo cambiar el mundo nuevo. Es fácil identificarlos, llevan la boca más abierta que los ojos.

No estaría mal que empezaran a entender que el mundo está esperando que cambien ellos.

1 comentario

Archivado bajo Periodismo, PR

Una respuesta a “Quiénes NO son los viejos comunicadores

  1. Javier Kracht

    Felicitaciones José, súper claro y efectivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s