Por qué leo Blogs

Por Julián Gallo

http://www.juliangallo.com.ar/2006/08/por-que-leo-blogs/

Antes de leer blogs, nunca hubiera pensado que iba a existir una publicación que diariamente trajera artículos sobre arpas eólicas, laberintos y clepsidras (cosas que a mi me interesan). Tampoco hubiera esperado leer con esa frecuencia las opiniones sobre negocios y política de un exitoso millonario argentino como Martín Varsavsky. O las observaciones de Pablo Mancini, Steve Outing o la selección de noticias diarias extraídas de infinidad de medios de Tom Peters.

Antes de leer blogs todas mis lecturas de actualidad se movían dentro del perímetro que gran parte de la prensa definió como la actualidad. En ese entorno, alternativamente, mi tiempo como lector o televidente sería ocupado por temas como:

San Cayetano y sus multitudes “Otra vez la fe”. El crimen de la peluquera. El peligro de los videojuegos en los chicos “Admiten que las computadoras alteran a los más pequeños”. Los riesgos del sol en el verano. La interna del PJ al rojo vivo. Caminar hace bien. Los modales de Kirchner. El INDEC dio a conocer el índice de precios para el mes, fue de 0,9%. Hoy declara en los Tribunales de Comodor Py fulano de tal. “Beber una copa de vino hace bien” o “Beber una copa de vino hace mal”. El “burrito Ortega” no quiere hablar del técnico…Y cosas por el estilo.

Por fortuna ahora no estoy obligado a leer medios que hablen de esos temas o de esa manera sobre esos temas. Leo blogs y medios en Internet muy específicos usando un agregador (Bloglines) que me permite producir una lectura personalizada, interesante y profunda de un espacio conceptualmente más amplio que el considerado actual por la mayoría de los medios.

Mi lector Bloglines (uno de los tantos programas agregadores de noticias que permite suscribirse a infinidad de fuentes para leerlas en un mismo entorno) terminó teniendo una lista de categorías tan extraña como lo apasionante que resultan los temas que ellas contienen. Algunas de las secciones de mi Bloglines son:

Ideas. Internet. Futuro. Google Maps/ Neocartografía. Cómo hacer algo. Cool Blogs. Política Internacional. Viejos medios. Creatividad. Móviles. Steve Outing Guide…

Esta lista de secciones puede parecer extravagante, tanto como a mi me resulta que un diario tenga una sección de Turf o hable de hockey femenino.

En total mi Bloglines tiene 44 secciones formadas por unas 300 fuentes (la mayoría de ellas blogs, aunque también hay algunos diarios extranjeros y revistas). El conjunto produce como mínimo 2000 títulos diarios. Leo casi el total de esos títulos diariamente y con mayor profundidad accedo a unos 20 artículos. En este desplazamiento silencioso en el consumo de información que describo de manera personal, la mayoría de los medios han perdido a millones de lectores para siempre.

El estómago de la audiencia

Roberto Goizueta , ex director de Coca Cola, formuló una vez una pregunta a sus colaboradores que se volvió legendaria en la historia del marketing. Quería saber: “¿Cuál es nuestra participación en el estómago del cliente?”

Es decir: De todo el líquido que el estómago de una persona puede contener ¿Cuánto le dedica a Coca Cola? El poder de la pregunta estaba en comprender que no importaba tener una participación del 80% en el mercado de gaseosas, sino tener la mayor participación posible en el estómago de los clientes que tienen una capacidad finita de consumir líquidos. Desde ese punto de vista visionario todos los líquidos eran una amenaza. El agua, el te y la cerveza eran tan competitivos para Coca Cola (como lo resultaron años después) como podía serlo Pepsi.

Hoy muchos medios sostienen prácticas periodísticas tan probadas como obsoletas y una definición obstinada de la actualidad. Su rival imaginario es otro diario, otro noticiero, otra radio (como Pepsi lo era obsesivamente para Coca Cola). En su “zona de comodidad” monitorean su participación en el mercado de los medios (circulación, publicidad, audiencia) y descuidan su “participación en el estómago” de la audiencia. Tal vez tengan razón en su proceder, yo no lo se.

Pero mientras tanto en Internet una constelación de lenguajes, temas, comunidades de conocimiento y formatos creativos invade todo con una atmósfera creciente de contenidos deslumbrantes.

A esta altura ya no me importa si los periodistas y los medios obsoletos se adaptarán o no, si serán más creativos o no, si cambiarán algo o no. En el mejor de los casos si lo hacen serán un agua saborizada más compitiendo por la participación en el estómago de las personas.

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s