Los medios de comunicación árabes

Los medios de comunicación árabes, estructura y caraterísticas

Najib Abu Warda  

Resumen:

El presente estudio analiza los principales aspectos de los medios de comunicación en los países árabes, su estructura, su situación actual y su incidencia en las transformaciones políticas y sociales en la región. La relación dialéctica entre media y transformaciones políticas es evidente. Los medios pueden sensibilizar a la sociedad para facilitar la transformación política, pero, el éxito de cualquier transición política  depende en gran medida del papel de los medios de comunicación y de información.

Entre las características propias de los sistemas de comunicación árabes destacan la subordinación de los media al Estado, el predominio del carácter político de la información y la insuficiente formación técnica y profesional. Sin embargo, en algunos países comienza una gradual introducción de mecanismos democráticos que limitan la excesiva influencia del poder político sobre los medios de expresión permitiendo con ello unos márgenes más aceptables en el ejercicio del periodismo. Los media en el Mundo Arabe necesitan de cuatro elementos básicos para el desarrollo efectivo de su labor: mayores espacios de libertad de expresión, mayor inversión economica, mejor formación profesional y académica, y una estrategia informativa conforme a las necesidades sociales actuales.

El estudio analiza, además, los ámbitos de cooperación en el campo de la información tanto a nivel regional como internacional haciendo especial referencia a los programas Med-Media.

Artículo:

Un correcto análisis de los sistemas de comunicación en el mundo árabe exige tener en consideración diversos elementos y factores que inciden en la estructura y funcionamiento de los medios. Además hay que tener en cuenta la escasez  de estadísticas y datos fiables y las pocas investigaciones serias realizadas sobre el terreno.

En esta comunicación podemos plantear algunos aspectos orientativos sobre los medios de comunicación en los países árabes como la estructura y características de los medios tanto en la prensa escrita como en los medios audiovisuales, las agencias de información, los medios árabes en el exterior, el fenómeno de las parabólicas, los profesionales y su información destacando el papel de la mujer periodista y finalmente aspectos de cooperación euro-árabe en materia de información.

1. Sistemas de comunicación y su aplicación en el Mundo Árabe.

De la misma forma que los regímenes políticos, los sistemas de comunicación en los países árabes se clasifican  de la siguiente forma:

– Monarquías autoritarias: combativas a cualquier tipo de movimientos revolucionarios panarabistas. Son regímenes conservadores como Arabia Saudí y Marruecos.

– Regímenes islamistas: una concepción de reciente consolidación en algunos países desde la revolución islámica de Komeini. Actualmente, corresponde a este sistema Irán, Afganistán y Sudán.

– Regímenes nacionalistas: defensores del nacionalismo árabe y del panarabismo moderado. El régimen actual en Egipto refleja este modelo.

– Regímenes socialistas panarabistas: surgidos de movimientos de liberación con tendencia socialista y panarabista. Su versión radical está representada en Siria, Irak y Libia.

Históricamente, en el mundo árabe se podrían identificar tres etapas en la evolución de los medios modernos de información:

1) Etapa colonial: Los medios de comunicación se encuentran en manos del colonizador quien elaborará una política de información en función de la política colonial.

2) Etapa de descolonización e independencia: con las independencias comienza la arabización y nacionalización de la información que se pondrá al servicio del Estado/ Gobierno, controlando éste los medios de información por razones políticas. La libertad de información quedaría reducida a un principio formal sin aplicación práctica.

3) En la actualidad: predomina el carácter político de la información, ya sean los medios privados o de la propiedad estatal. En el último caso nos referimos a posiciones políticas consolidadas (Siria, Libia). En el primero, la politización de la información supone obtener ventajas del poder. La inestabilidad política en la región explica en cierto modo esta tendencia. Sin embargo, en todos los medios, son patentes las huellas del autoritarismo, la dominación y la coerción de la política estatal en los sistemas de comunicación.

2. Estructura de los medios.

2.1. La prensa escrita.

La prensa tiene una gran tradición en los países árabes debido a la gran importancia de la palabra escrita en la cultura islámica. Ello hace que el principal medio de información sea la prensa. El origen de la prensa escrita se remonta al siglo XIX y ha conocido una historia de gran esplendor en países como Egipto y Líbano.

Aunque la prensa en el Magreb y en Oriente Medio ha sido considerada en los países occidentales como producto de la influencia de Occidente en esta zona, sin embargo, junto a otros medios, la prensa ha sido importante instrumento para la extensión del nacionalismo en la reciente historia de los países árabes. El periodismo, la literatura y el nacionalismo vivieron un proceso de identificación total frente al colonialismo occidental en la región durante el proceso de descolonización. Precisamente una de las características comunes a toda la prensa árabe es la politización. La relación entre los medios de comunicación y las transformaciones políticas fue evidente desde finales del siglo XIX. Durante las dos últimas décadas del mismo, surgieron dos tipos de publicaciones en la misma zona: la prensa dirigida por la elite educada y formada en occidente que promovía las ideas europeas de liberalismo y nacionalismo tal y como se entendía en el siglo XIX europeo; y la prensa pionera dirigida por pensadores como Jamal al-Afghani  que hacía campaña a favor de una comunidad islámica unida, tendencia que tuvo un profundo impacto en la movilización política en países como Irán, Egipto e India contra las potencias europeas. La prensa se convirtió en un instrumento de lucha y un medio de movilización revolucionaria.

Así pues, la prensa y otros medios informativos, especialmente la radio, han evolucionado en un proceso político de independencia y de desarrollo nacional fomentándose posteriormente, una estrecha relación entre medios de comunicación y el Estado. De hecho, durante las primeras décadas de su existencia, la prensa se reducía  a periódicos oficiales, cuya única función era comunicar los decretos, y ofrecer cierta información para la clase gobernante. De esta forma, la naturaleza autocrática de los sistemas políticos en la región sentó las bases de los controles gubernamentales sobre los medios.

Hoy, la prensa escrita constituye el mejor índice de desarrollo socio-político de una sociedad. En la realidad árabe, numerosas son las dificultades que permanecen en este sector, deficiencias en materia de tecnología, formación profesional y en general de todo tipo de medios necesarios para poner en funcionamiento un buen sistema de prensa escrita.

La prensa árabe es una mezcla de los sectores privado y gubernamental, en los que juegan un importante papel el Estado, los partidos políticos y el estado social más alto.

Los periódicos y las revistas árabes suelen circular libremente por diversos países de la región, salvo que un Estado prohiba específicamente su circulación.

En algunos países árabes, la prensa de oposición ha alcanzado niveles más altos de libertad, como en Egipto, Líbano o Argelia, donde experimentó un rápido crecimiento de sus ventas en los últimos años.

Hoy, existe una importante prensa árabe publicada en Londres, París y otras capitales europeas. Las razones para mantener estas publicaciones, generalmente estatales, son entre otras, promover los puntos de vista del régimen en  el exterior o criticar a los líderes de los países vecinos.
 

2.2. Los medios audiovisuales: Radio y Televisión.

La radiodifusión es el más eficaz de los medios modernos de información al responder al carácter oral de la civilización árabe. Además, es el único medio capaz de llegar a todos los sectores de la población a través de estaciones nacionales, regionales y las nuevas emisiones locales.

Al ser la radio pública en la mayoría de los países árabes, los gobiernos suelen decidir buena parte de las emisiones y los programas. Aunque el monopolio estatal de los medios audiovisuales es evidente en la región árabe, sin embargo, cada vez es mayor la concesión de licencias al sector privado en algunos países.

Un aspecto importante en relación con la radio y la T.V es su utilización como medio educativo y culturizador. Es habitual que se emitan a través  de estos medios clases universitarias, cursos de distintas materias, programación especial para estudiantes en épocas de exámenes, etc.

Puede decirse que ambos medios permiten superar muchas barreras, como el analfabetismo, al ser audiovisuales ya que facilitan la comprensión de los contenidos. Por ello, son utilizados para difundir entre la población distintas campañas de orientación social, higiene y salud.

En la radio y la T.V, la cobertura de las noticias es más cautelosa que en la prensa escrita. Aunque se dan ciertas noticias como revueltas y manifestaciones, el énfasis se pone mucho más claramente en la movilización del pueblo a favor del gobierno y de su actitud ante los problemas.

Hay que señalar un hecho fundamental en los últimos años: el fenómeno de las antenas parabólicas en los países árabes. Una tendencia que algunos gobiernos han tratado de limitar mediante la concesión de licencias para poseer una antena. Sin embargo, en la mayoría, el gobierno no ha podido evitar su extensión.
La masiva aparición de las parabólicas ha producido dos efectos importantes: en primer lugar, la preferencia del público por los canales extranjeros, por su novedad y su mejor calidad; en segundo lugar, las T.V nacionales han perdido su audiencia y su monopolio en el control de la información audiovisual. Ello ha llevado a los canales nacionales a replantear sus sistemas con una tendencia a elevar su calidad para competir con los canales extranjeros. En efecto, los canales que llegan al Mundo Árabe desde Occidente reflejan los modos de vida, de pensamiento y la cultura occidentales, sin tener en cuenta para nada las pautas culturales que rigen en esta región. Ello aumenta el desequilibrio informativo Norte-Sur, pero también, advierte a los gobiernos de la necesidad de ampliar los márgenes de libertad de expresión y de cooperar regionalmente para afrontar las demandas actuales. En estas circunstancias, los grupos fundamentalistas consideran a las antenas parabólicas instrumentos de dominación occidental y las ven como una amenaza a la cultura y la tradición islámicas. En ello coinciden los gobiernos árabes por ver cuestionados sus sistemas políticos y sus modelos informativos.

2.3. Las agencias de noticias.

Al igual que otros medios de comunicación, las agencias de noticias árabes han estado condicionadas en su nacimiento y desarrollo por elementos y factores de carácter político y económico.

Las agencias en su mayor parte son gubernamentales y son consideradas como principales medios de información nacional e internacional. La constitución de estas agencias se remonta a los años sesenta y setenta. Dentro del primer grupo de agencias impulsadas por el auge nacionalista, la consagración de la independencia y la existencia de los recursos económicos y técnicos necesarios, se encuentran MENA (Egipto), MAP (Marruecos), INA (Irak), APS (Argelia), TAP (Túnez) y NNA (Líbano). Un segundo grupo de agencias comenzó sus operaciones en los años setenta, tales como JANA (Libia), SANA (Siria), JNA (Jordania) o SAPA (Yemen). Finalmente, un tercer impulso regional que vino a completar la creación de una estructura informativa propia fue la relevancia internacional alcanzada por algunos países árabes tras la crisis del petróleo. Principalmente en los países del Golfo donde se crean las nuevas agencias como SAUDIPRESS (Arabia Saudí), QNA (Qatar), ONA (Omán), KUNA (Kuwait), WAFA (Palestina) y AMP (Mauritania)2.

Una de las características comunes de la mayoría de estas agencias es su vinculación y dependencia estatales. Casi todas se crearon como instituciones oficiales o dependientes directamente del Ministerio de Información. Ello ha tenido como consecuencia inmediata una adaptación de las agencias a los sistemas políticos del momento. La vinculación estatal de las agencias árabes conducen a éstas a desempeñar tareas informativas acordes con los objetivos políticos de sus gobiernos, así como la utilización de las mismas por parte de sus respectivos gobiernos con el fin de propagar sus pensamientos y de dar a conocer sus actividades. Son la principal fuente de información de cada país. No sólo se trata de un instrumento para transmitir los contenidos informativos a la opinión pública, sino también sirven de filtro para las noticias internacionales que llegan al público de cada país. De este modo, muchas de estas agencias actúan como censores de la información remitida por sus corresponsales o por las agencias internacionales. A partir de esta identidad de intereses, el Estado participa decisiva y directamente en la financiación de las mismas.

Inicialmente, los servicios informativos de la mayoría de las agencias árabes consistían en la producción y distribución de noticias nacionales y otras procedentes de las agencias mundiales. Sin embargo, como en la actualidad, la misión de dichas agencias se ha multiplicado para incluir la tarea de distribuir sus noticias fuera de las fronteras de sus respectivos países, abriendo oficinas en el exterior. En este contexto, existen acuerdos de cooperación e intercambio de noticias tanto a nivel regional como internacional especialmente con las grandes agencias mundiales como France Press, Renters, Associated Press, UPI y Tass.

Por su relación con la distribución de los servicios del exterior podemos distinguir entre las siguientes modalidades:

– Agencias que ejercen el monopolio nacional en la recepción de las noticias internacionales que reeditan siguiendo las instrucciones de la autoridad política y las transmiten a sus clientes nacionales. Ejemplos de esta modalidad encontramos las agencias de Libia, Sudán, Irak y Omán.

– Agencias que ejercen el monopolio únicamente sobre la información nacional dejando libertad a los medios de comunicación para obtener directamente el servicio de las agencias internacionales a las que estén abonados. Egipto, Jordania, o Marruecos son ejemplos de esta modalidad.

– Una tercera modalidad se caracteriza por la coexistencia de agencias privadas junto a las estatales donde los medios acceden al servicio informativo a través de los dos cauces. Libano es el mejor ejemplo de esta modalidad.

3. La propiedad de los medios.

La propiedad de los medios es distinta en cada país, sin embargo, podemos identificar unos rasgos comunes. Así, podemos considerar dos grupos principales: países con un control total de la propiedad de los medios por parte del Estado, y  aquellos que permiten la existencia de medios independientes y de propiedad privada o mixta. En ambos casos, la propiedad de los medios audiovisuales es casi exclusivamente estatal, salvo algunas excepciones como Líbano. Es evidente que propiedad y financiación son  dos variables básicas en los medios de comunicación. De la anterior consideración podemos distinguir  dos modelos en la región árabe:
– Sector público
– Sector privado

Frente a los modelos anteriores, el Mundo Árabe carece de un sistema informativo democrático. Este surge en los regímenes políticos democráticos. En un sistema informativo democrático no hay lugar para un sistema de concesiones que dependa de consideraciones políticas a la hora de conceder permisos de publicaciones de prensa o revistas.

4. Los profesionales y su formación.

La mayoría de los medios árabes adolecen de numerosas deficiencias tanto a nivel técnico como a nivel humano. En este contexto, uno de los problemas comunes que afecta a los profesionales del periodismo es su formación. Existe una insuficiente formación profesional y una marcada insuficiencia en el número de instituciones de formación periodística. Muchos periodistas árabes tienen escasos conocimientos académicos relativos a las ciencias de la información. Por supuesto hay grandes especialistas en los medios árabes, pero estos son una minoría. Sólo una reducida minoría de periodistas árabes tienen una formación académica especializada.

Actualmente, en algunos países árabes, como Egipto, Argelia, existen facultades e institutos propios para el estudio del periodismo en sus diversas ramificaciones como imagen, periodismo y publicidad. Sin embargo, en la mayoría de los países árabes todavía los estudios del periodismo están vinculados a otras facultades. Así pues, existen departamentos de periodismo en la mayoría de las universidades árabes vinculados a los estudios de filología árabe. Ello se explica por la vinculación entre el saber lingüístico y cultural y el periodista o escritor. En otras universidades, como las palestinas, los departamentos de periodismo se encuentran en las facultades de Ciencias Políticas y Sociología. En menor medida, las ramas  de periodismo se ubican en las facultades de Bellas Artes, como en Libia donde consideran que el periodismo tiene mucho de arte y las artes son medios de expresión y de comunicación. En cualquier caso, podemos señalar que el ejercicio del periodismo como actividad profesional en el Mundo Árabe es anterior a la formación académica de los informadores. Sin embargo, las Ciencias de la Información se consolidan cada vez más en las universidades árabes como ciencia imprescindible para la formación de los periodistas y para la especialización en las diversas ramas del periodismo.

De las consultas de algunos programas de Ciencias de la Información de ciertas universidades árabes podemos observar que la mayoría de las asignaturas troncales son propias de las Ciencias Políticas tales como Sistemas Políticos, Historia del Pensamiento Político, Economía Política, Pensamiento Político, Teoría Política, etc.

Esta tendencia es más dominante en aquellas universidades donde el estudio de las Ciencias de la Información tiene lugar en las facultades de Ciencias Políticas. En Argelia, por ejemplo, existía el Instituto de Ciencias Políticas y de Información que comprendía dos ramas: Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, y Ciencias de la Información. Actualmente, existe un instituto propio para cada especialidad. Sin embargo, no se realizaron esfuerzos suficientes para actualizar los programas de las Ciencias de la Información, para adaptar y consolidar nuevas disciplinas troncales propias de la especialidad. Además, los profesores de las Ciencias de la Información tienen, dominantemente, una formación propia de las Ciencias Políticas. En consecuencia, los licenciados en las distintas ramas del periodismo tienen mucha formación política y escasa formación de su propia especialidad.

A nivel árabe regional, existen algunos centros de formación de periodistas como los siguientes:

– Centro Árabe de Estudios de la Información: Creado en 1974 en El Cairo con el objetivo de ofrecer cursos de formación y prácticas a los periodistas árabes. Sus cursos se realizan en distintos países árabes para facilitar el intercambio de conocimientos y experiencias y fomentar la mutua cooperación entre sus instituciones. Además, el centro organiza encuentros especializados y edita publicaciones científicas entre otras actividades.

– Instituto de los Periodistas Árabes: Fundado en 1968, realiza encuentros entre los periodistas árabes en función de sus especialidades para fomentar el intercambio de experiencias y mejorar la formación.

– Centro de Prácticas de Radio y TV: Creado en 1972, tiene como finalidad ofrecer una mejor formación a los nuevos periodistas de la radio y la televisión. Organiza cursos especializados, técnicos y prácticos, destinados a consolidar la formación y la capacidad de los periodistas.

– Escuela de Prácticas y Formación de Periodistas: La Escuela, en colaboración con otras organizaciones internacionales de periodistas, pretende ofrecer una adecuada formación periodística a sus alumnos. Invita a profesores extranjeros a impartir sus conocimientos y actualizar los métodos de enseñanza de esta ciencia.

Otro aspecto importante en relación con los periodistas árabes es el papel de la mujer periodista y su participación en los distintos medios de comunicación. En este contexto, podemos señalar que los porcentajes de la mujer árabe en los medios son todavía escasos en comparación con otras regiones del mundo. Además, existe una participación desigual de la mujer en los distintos países árabes. Países como Egipto, Argelia o Túnez, cuentan con mayores porcentajes que otros como Arabia Saudí o Qatar. Sin embargo, la presencia de la mujer es menor en los medios audiovisuales que en la prensa escrita, y aún es mucho menos su presencia en puestos directivos y programas de importancia.

Existen enormes desigualdades entre los periodistas de ambos sexos en los puestos de toma de decisión. Con un porcentaje global del 34% y a excepción de Egipto donde la mujer ha tenido mayores oportunidades, el resto de los países árabes demuestran escasos o nulos porcentajes de ocupar puestos directivos en la TV. La mujer periodista participa activamente en la realización de programas de la TV, un sector ocupado tradicionalmente por hombres. Sin embargo los datos del  demuestran el escaso papel que las periodistas árabes juegan en este sector ya que el porcentaje total de mujeres de los nueve estados recogidos en la muestra es del 14,2% frente al 85,8 de los periodistas.

Los programas informativos componen el sector en el que la mujer tiene mayor participación. Los estudios realizados reflejan que del total de los países de la muestra, el porcentaje de las periodistas es del (51,2%) frente al (48,8) de los periodistas. Ello es así debido a que existen más licenciadas en ciencias de la información que hombres licenciados. Sin embargo, la dirección de estos programas todavía es monopolio de los periodistas.En cualquier caso, el papel de la mujer en los medios de comunicación árabes no ha sido suficientemente analizado por los investigadores, por lo que los datos expuestos tienen un sentido orientativo y no son definitivos.

5. La cooperación interárabe en el campo de la información.

La misión de informar sobre el Mundo Árabe, sobre su historia, su civilización, sus problemas y sus actividades, tanto a nivel regional como internacional, se lleva a cabo a través de una serie de organismos e instituciones como los siguientes:
– El Consejo de Ministros de Información.
– La Comisión Permanente de Información.
– La Organización Árabe para la Educación, la Cultura y la Ciencia (ALESCO).
– La Unión de Agencias de Noticias Árabes.
– La Unión de Radiodifusión Árabe.
– Las Oficinas de Información en el Exterior.

5.1. El Consejo de Ministros de Información

El Consejo se compone de los Ministros de Información de los Estados árabes y se reúne regularmente una vez al año, aunque puede reunirse extraordinariamente a petición del Secretario General de la Liga Árabe o a propuesta de cualquier Estado miembro. El Consejo es competente para fijar la política informativa de los países árabes, consolidar sus bases y delimitar sus objetivos. Además, es responsable del estudio y observación de la desinformación sobre el Mundo Árabe y decidir, junto con otros organismos, los mecanismos para combatir la información antiárabe en el exterior. Sus decisiones, teóricamente, son obligatorias para todos los Estados miembros.

5.2 La Comisión Permanente de Información
Perteneciente a la Liga Árabe, constituye el marco árabe especializado en los asuntos de la información y la comunicación. Es un organismo encargado de establecer y prever las estrategias de cooperación informativa entre los Estados árabes. La Comisión se reúne dos veces al año en sesiones ordinarias. Sus recomendaciones son tenidas en cuenta por los Estados.
En 1996, la Comisión acordó una estrategia árabe de información destinada a afrontar las exigencias del siglo XXI. En su proyecto recomienda reflexionar sobre las leyes de prensa de los países miembros para adaptarlas a una mayor fluidez e intercambio informativos. De igual modo, reconoce las deficiencias de los sistemas informativos árabes y acuerda una serie de medidas destinadas a desarrollar dichos sistemas y a fomentar la cooperación interárabe en el ámbito de la comunicación.

5.3. La Organización Árabe para la Educación, la Cultura y la Ciencia (ALESCO)
Esta organización dedica una gran parte de su actividad a la investigación sobre los medios de comunicación en el Mundo Árabe y sobre el derecho a la información. La ALESCO realiza estudios relativos a fomentar la cooperación informativa en la región. En su informe de 1987 propuso un nuevo orden árabe de la información, así como la creación de una agencia árabe internacional.

5.4. La Unión de Agencias de Noticias Árabes (FANA)
La Federación fue fundada en 1964, aunque no entró en funcionamiento hasta 1975, tiene su sede permanente en Beirut. La actividad de la FANA comprende tres ámbitos principales:
– Abrir oficinas comunes para las agencias árabes o establecer una cooperación entre sus oficinas existentes en el extranjero.
– Formación de profesionales.
– Coordinar la cooperación con las agencias internacionales.
Los resultados de su actividad han sido muy limitados en cuanto a la apertura de oficinas comunes y a la cooperación entre oficinas de agencias árabes en el extranjero. Sin embargo, FANA obtuvo mejores resultados tanto en la formación de profesionales para nuevas agencias árabes como en la cooperación con agencias internacionales.

5.5. La Unión de Radiodifusión Árabe (UREA)
La Unión de Radiodifusión de los Estados Árabes, creada por decisión del Consejo de Ministros de la Liga Árabe el 15 de octubre de 1955, tiene como principal misión la elaboración de un plan global y coordinado para ser aplicado en las estaciones de radiodifusión de todos los Estados árabes en relación con sus programas. La coordinación de la programación de la UREA tiene doble destino: interior y exterior.
A nivel interior, la UREA procura fomentar y consolidar la cooperación y la coordinación entre todos los organismos miembros y regionales, matizando sus objetivos de carácter nacional y panarabe en la difusión de sus programas, evitando en la medida de sus posibilidades, la utilización de los medios audiovisuales con fines ofensivos y conflictivos. Teniendo en consideración las posibilidades educativas y sociales del intercambio de programas y material radiofónico, la Unión mantiene como primer objetivo el fomento de las tendencias árabes comunes.
En el segundo supuesto, a nivel exterior, la UREA coordina una programación que va destinada a la opinión pública internacional y tiene como misión la transmisión de la real imagen del Mundo Árabe, su civilización, sus aspiraciones y posibilidades, sus problemas, intercambiando informaciones y cooperando con otros organismos internacionales de la radiodifusión.
5.6. Las Oficinas de Información en el Extranjero
Desde su creación, la Liga Árabe destacó la importancia de la opinión pública internacional y la necesidad de transmitir una correcta imagen del Mundo Árabe hacia el exterior. Sin embargo, la primera resolución ministerial de la Liga Árabe, relativa al establecimiento de una estrategia informativa común destinada a exponer y divulgar las cuestiones árabes, tuvo lugar en 1964. Desde entonces existe una cierta coordinación entre los distintos organismos y mecanismos árabes relacionados con la información en el exterior, una coordinación insuficiente y poco eficaz para conseguir sus fines.
En este contexto, podemos clasificar los organismos de información árabe en el extranjero en las siguientes categorías:
– Organismos oficiales que comprenden:
> Las oficinas de información de la Liga Árabe en el extranjero.
< Las delegaciones de prensa de las embajadas árabes.
> Las Comisiones de información vinculadas a los Consejos de embajadores árabes.
– La prensa árabe en el extranjero.
– Las emisiones de radio exterior de los países árabes.
– Los canales de TV vía satélite.
5. El programa Med-Media

Es evidente que la distancia informativa de las dos orillas del Mediterráneo es mucho mayor que la distancia geográfica. La imagen del Mundo Árabe en los medios occidentales, salvo excepciones, es bastante negativa. Lo mismo podemos decir de la imagen de Occidente en los medios árabes. Ello es debido a políticas y malentendidos de carácter histórico, político, económico y cultural.
Junto a estos factores, existen otros muy importantes tales como las condiciones internacionales y la dependencia informativa en las relaciones norte-sur.

Hoy, el flujo de la información que circula por el mundo lo regulan los poderosos medios de comunicación occidentales, especialmente las agencias de noticias y las cadenas de radio y televisión. Además, las relaciones entre los profesionales norte-sur son poco fluidas y como consecuencia la cooperación mutua es limitada y poco eficaz. Esta situación, para algunos autores, llevó a la creación de un “muro invisible” que ha dificultado la transmisión de una imagen más objetiva del “otro”.

Haciendo referencia a la imagen global que los medios occidentales ofrecen del Mundo Árabe hay que decir que se caracteriza por su falta de objetividad y por la constante utilización de términos como islamismo, integrismo, fundamentalismo o terrorismo, creando así en la opinión pública una asociación de ideas e imágenes negativas. En este contexto, B. Khader afirma que en Occidente, para comprender la violencia del Oriente, se recurre a la teología islámica, mientras que para explicar este mismo fenómeno desde otros ámbitos se recurre, indiscutiblemente, a todas las disciplinas y ciencias humanas.

En general, la oferta de información sobre el Mundo Árabe en los medios occidentales es sesgada, inadecuada y poco objetiva. Una mejor y mayor información y una comunicación más fluida entre ambas partes se presenta como el camino más idóneo para un conocimiento mútuo más transcendente.
Iniciativas como las recogidas en el programa Med-Media de la Unión Europea pueden ser consideradas como una contribución efectiva y pertinente para ese mayor y mejor entendimiento.

El programa Med-Media que nace con la nueva política Mediterránea pretende estrechar la interacción entre los medios de comunicación entre ambas regiones. En su primer fase experimental (1993-1994), el programa comenzó con 31 proyectos entre empresas informativas, instituciones y organizaciones de las dos partes, que comprendían la prensa escrita, la radio y la TV. Se concentraban en cuatro actividades prioritarias: prácticas en medios e intercambios de profesionales, mediante los que se potencia el entendimiento mutuo y se transmiten los conocimientos; intercambio de programas; coproducciones que favorecen el flujo bidireccional de profesionales; y seminarios especializados destinados a la formación de los periodistas en las nuevas tecnologías de la información. En la Conferencia Euromediterranea de Barcelona se propuso como objetivo la construcción de una asociación entre los países de las dos orillas del Mediterráneo. En ella, además de los aspectos económicos y sociales, se subrayó la necesidad de modernizar las infraestructuras de las telecomunicaciones y utilizar lo mejor posible las tecnologías.

Con la misma finalidad, las conferencias siguientes sobre la cooperación Euromediterránea en el ámbito de la información, como la Conferencia de Roma de 1997, han revelado la importancia que revisten los medios de comunicación en crear un clima favorable para la mutua comprensión y cooperación.
En este contexto, los responsables de ambas partes han subrayado como proposiciones importantes las siguientes:
– Establecer lazos entre los proyectos informativos de ambos grupos de Estados.
– Fomentar la interconexión de redes de transmisión de datos de alta capacidad.
– Promover el desarrollo de las investigaciones científicas y tecnológicas relativas a la información.
– Reforzar la cooperación destinada a la formación profesional e intensificar los intercambios de experiencias educativas en materia de telecomunicaciones.
– Promover el desarrollo de una visión euromediterránea aumentando el número de programas y la información sobre la región.
– Promover un desarrollo ordenado y pluralista del sector audiovisual entre países mediterráneos.
– Estimular más la transferencia tecnológica y la cooperación entre las cadenas de televisión y de radio, así como entre los productores, y animar la difusión equilibrada de los programas.

Las actividades realizadas a título experimental en el sector audiovisual desde 1992 han consistido en:
1) La formación y coproducción (Programa Med-Media).
2) El lanzamiento de un programa en lengua árabe de la cadena informativa Euronews.
3) El apoyo a festivales de cine mediterráneo y a bases de datos sobre cine.
En todos los encuentros euromediterráneos se subraya la importancia de la cooperación en lo relativo a los medios de comunicación, fundamentalmente para detectar prejuicios, percepciones negativas y contribuir al debate.

6. Conclusiones

De lo expuesto anteriormente sobre los medios de comunicación en el Mundo Árabe, podemos extraer las siguientes conclusiones:

– Los sistemas de los medios de comunicación en los países árabes pueden incluirse, mayoritariamente, en los llamados sistemas de exclusión de masas. Se trata de sistemas subordinados al Estado como instrumentos de propaganda, la crítica es limitada y son afines a la política del gobierno. En algunos países, como Siria o Libia, este sistema se manifiesta con toda claridad; en los demás encontramos una graduación, pero en todos ellos permanecen los rasgos de la exclusión de masas.

– Los sistemas de medios suelen constar de una prensa más o menos plural y con participación de la iniciativa privada en la mayoría de los países, unos medios audiovisuales, salvo excepciones, de propiedad estatal, y unas agencias nacionales que sirven de filtro, control y censura de la información.

– Los medios oficiales se utilizan como instrumentos de propaganda y cuentan con una serie de privilegios para hacer una competencia desleal a los privados, como el monopolio de la red de impresión y distribución.

– La mayoría de los medios adolecen de deficiencias tanto técnicas como profesionales. La formación de los periodistas sigue métodos tradicionales y la mayoría de ellos carecen de la formación académica adecuada. La dirección de los medios, generalmente, responde a motivaciones político-ideológicas más que a capacidad profesional. Además la mujer periodista tiene menos oportunidades para ocupar puestos de decisión en los medios.

– La cooperación interárabe en el campo de la información es escasa y refleja la divergencia de los sistemas políticos. El fracaso en desarrollar una política informativa común es debido a una serie de factores como la falta de claridad de los objetivos políticos comunes, la vinculación entre instituciones informativas e instituciones políticas trasladaba los desacuerdos de estas últimas a las primeras, la insuficiente financiación de proyectos informativos comunes, la escasa libertad política que se traduce en falta de libertad de expresión, las limitaciones técnicas y profesionales y un conjunto de circunstancias poco objetivas que han limitado enormemente las posibilidades de una política informativa árabe común tanto a nivel regional como internacional.

– La penetración de medios de comunicación occidentales vía satélite ha provocado alteraciones en los patrones mediáticos de los países de la región. Aunque algunos sectores sociales y gobiernos cuestionan y critican el contenido de los programas occidentales, sin embargo, los medios nacionales se ven obligados a mejorar sus programas y competir con las parabólicas. Además, la imposibilidad de censurar y controlar estas emisiones obliga a las autoridades a replantear sus políticas informativas.

– La información árabe hacia el exterior se canaliza a través de las oficinas de información de la Liga Árabe en el extranjero. Los resultados de su gestión después de 5 décadas se pueden calificar como escasos, limitados y sin efecto. El fracaso en conseguir los objetivos previstos es la consecuencia evidente de una serie de deficiencias tales como el dominio de la visión nacional de cada Estado sobre la política informativa común, la falta de una estrategia común adecuada y realista, la falta de personal especializado, la escasa capacidad de producción de programas competentes en los países de destino, la poca colaboración con las comunidades árabes en el extranjero y con asociaciones de amistad en dichos países, y el escaso interés de los regímenes árabes en participar en un proyecto informativo común.

– Existe una mínima cooperación entre medios euroárabes a través de los programas MED-MEDIA. Sin embargo, en la actualidad, dista mucho de cumplir la función deseada en mejorar la imagen del otro debido a que los medios occidentales tienen poco interés en mejorar la imagen del Mundo Árabe, y a que los medios árabes hacen poco al respecto. Es necesario un diálogo directo, igual y libre entre medios y periodistas de ambas partes lejos de los condicionamientos políticos y estatales y sin limitaciones.

– La mejor conclusión sería hablar de perspectivas de futuro en el ámbito informativo árabe. Es evidente que las autovisitas de la información en una aldea global terminan por alcanzar a todas las partes y ningún medio podrá quedarse al margen de esta revolución. Incluso los sistemas de exclusión de masas se verán obligados a ser competitivos por necesidad. Ello será posible después de cambios profundos estructural y funcionalmente.

 

 

 

Notas
(1) Ver Quiros Fernández, F.; Curso de estructura de la información, Madrid. Dossat 1991.
(2) Ver lista cronologica relativa a la fundación de las agencias de noticias árabes.
(3) Datos de 1998 reflejados en la Al-Itheaat Al-Arabeia, revista de N¼ 1 1998, en lengua árabe.
(4) Al-Itheaat Al-Arabeia,Op. cit., Traducción, revisión y reelaboración propia.
(5) Op. cit., elaboración propia.
(6) Op. cit., elaboración propia.
(7) Op. cit., elaboración propia.
(8) Khader, B. “El Imaginario Colectivo Occidental sobre Oriente” en Bordas Barea, J. I. y Dragovich A. (1994) El Mundo Arabe y su Imagen en los Medios, Ed. Comunica, Madrid, págs. 98 y ss.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s